La tumba doble de Pacopampa

septiembre 14, 2015
Hace 3200 años, durante el período Formativo, en lo que hoy es Cajamarca, existían muchas comunidades de agricultores (que sembraban principalmente frijoles) que, al mismo tiempo, se dedicaban a la caza del venado. Levantaron varias construcciones en la cima de los cerros, que transformaron mediante terrazas hasta darles el aspecto de pirámides truncas. La amplitud de sus espacios evidencia que ahí se realizaban ceremonias para grandes multitudes. Diferentes evidencias arqueológicas sugieren que en estos centros ceremoniales, al principio se reunían sociedades que no tenían mayores diferencias sociales. Eso sí, cada uno de estos templos era independiente del otro.

Los más conocidos son Huaca Loma (posiblemente el centro ceremonial más antiguo de Cajamarca), Kuntur Wasi (del que ya hablamos en otro artículo, aquí) y Pacopampa, en donde hace unos días se han registrado los importantes descubrimientos arqueológicos que motivan este artículo y que dan información valiosa sobre cómo evolucionó esta sociedad.

El cerro de Pacopampa, en la provincia de Chota, Cajamarca, que fue tranformado en una especie de pirámide de tres terrazas. Foto: Agencia Andina.

Pariti: La isla del tesoro

agosto 06, 2015
En el lado boliviano del Lago Titicaca (en el sector sur conocido como Lago Menor), muy cerca de la frontera con el Perú, existe una pequeña isla (de sólo 4 km2) llamada Pariti, habitada por una comunidad campesina aymara. Cada pocos años, sus habitantes encontraban pedazos de piezas de cerámica muy fina en sus campos de cultivo. Interesados por resolver el misterioso origen de esos objetos una misión arqueológica excavó ahí entre el 2004 y el 2006. Después de un par de temporadas de trabajo decepcionantes dieron por fin con dos pozos circulares que estaban repletos de cerámica rota y huesos de llamas.

Uno de los dos vasos retratos que representan mujeres. Lleva un gran tocado sobre la cabeza. Imagen tomada de "Investigaciones arqueológicas en Pariti" de Jédu Sagárnaga

Los 8 representantes del Antiguo Perú en la lista del Patrimonio Mundial

julio 27, 2015
Las fiestas patrias siempre son una buena excusa para recordar los grandes logros de los hombres y mujeres que vivieron en el territorio de lo que hoy es el Perú. Hay excepcionales muestras de ingeniería y de arte entre las aldeas, ciudades y templos construidos por los antiguos peruanos antes de la conquista europea. Hasta el momento ocho de estos lugares han sido reconocidos por la UNESCO como parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad. Estos son:


1) La primera ciudad

Hace 5000 años, en una zona seca de un estrecho valle al norte de Lima, se empezaron a reunir diferentes grupos humanos para construir pirámides escalonadas de piedra, plazas circulares rodeadas de gruesos muros y altares en los que se encendían hogueras para celebrar ceremonias cuyos detalles nunca conoceremos. Lo que sí sabemos es que los primeros habitantes de este lugar, llamado hoy Caral, hacían música con flautas de hueso de aves, tejían su ropa con el algodón que sembraban en los valles de Supe y Fortaleza y comían abundantes peces y mariscos de las playas del norte chico peruano. Aunque aún no se había inventado la cerámica, los caralinos ya mostraba muchos de los rasgos típicos que sus descendientes -los chavín, los moche, los wari o los incas-  usarían durante los siguientes tres mil años: Por ejemplo ya hacían esculturas en miniatura de personas para enterrarlas como ofrendas (en barro crudo), usaban quipus para llevar su contabilidad (el que se ha encontrado en Caral es el más antiguo del Perú), hacían dibujos enormes en los cerros (como el geoglifo de Chupacigarro), y, cuando consideraban que sus edificios habían cumplido su ciclo, los enterraban completamente, como si se tratara de difuntos gigantescos. Eso fue, precisamente, lo que contribuyó a conservar sus construcciones tan bien.

La pirámide mayor de Caral en una toma aérea que permite distinguir, al fondo, el valle de Supe. Imagen: Ministerio de Cultura del Perú.

El regreso de la Estela de Raimondi

julio 19, 2015
Esta escultura de granito de dos metros de altura fue alguna vez un objeto sagrado. Tras siglos de olvido fue usada como un vulgar batán de cocina. Un viajero famoso la vio y le impresionó tanto que convenció a un presidente de rescatarla. Un esforzado sargento la llevó a Lima abriendo caminos en las montañas a golpe de dinamita. Estuvo tirada en un parque, fue escondida durante una guerra y dañada por un terremoto. Por fin descansó varias décadas en el museo de Pueblo Libre. Y ahora, 170 años después de su descubrimiento, una de las piedras más famosas del Perú será restaurada para muy probablemente regresar a la región en donde fue esculpida hace ya 25 siglos. Esta es la increíble historia de la Estela de Raimondi.


La sección central de la pieza, que muestra el rostro cuadrado de un curioso personaje del que sobresalen varias serpientes y que sostiene entre sus garras dos báculos. 


Plata inca en la tierra de los chachapoyas

junio 30, 2015



Los chachapoyas fueron una de las últimas culturas andinas independientes. Construyeron sus famosas ciudades de piedra (Kuélap, Pajatén, Vilaya y muchas otras) en las laderas montañosas del nororiente peruano, un ambiente extremadamente húmedo y rodeado de tupideos bosques en donde se desarrollaron como sociedad desde el año 900 hasta la llegada de los incas alrededor del 1500.  Las crónicas describen innumerables enfrentamientos entre los chachapoyas y los cusqueños. Por eso no resulta sorprendente que en 1532, luego de que Pizarro y sus hombres capturaran al Sapa Inca Atahualpa, los líderes chachapoyas fueran a Cajamarca para felicitar al capitán español, ofreciéndole su alianza para luchar juntos contra "su enemigo común". Está probado que junto con las tropas españolas que marcharon hacia el Cusco en 1534 había un importante contingente de guerreros chachapoyas (y de otros pueblos andinos, como los huancas y los cañar que también se oponían al dominio inca). 


Los tesoros de arcilla cruda de Vichama

junio 09, 2015


Estatuillas halladas en la construcción conocida como Edificio de la Hornacinas de Vichama. Imagen: zonacaral.org.pe


Cerca de Huacho, a la orilla del mar, en lo que hoy es el pueblo pesquero de Végueta, se eleva el Cerro Halconcillo. Alrededor de él hace cuatro mil años, los agricultores y pescadores que poblaban la zona, empezaron a levantar construcciones que no eran viviendas sino grandes centros de reunión para muchas personas. Sus paredes estaban formadas por grupos de piedras envueltas en redes de totora (shicras) que, como si fueran inmensos ladrillos amorfos, fueron unidos entre sí con barro. Los muros fueron luego pintados y decorados con todo tipo de adornos como relieves de personajes que danzan, rostros de animales, manos empuñando cuchillos...  Fue así como se construyó Vichama.


El oro de Kuntur Wasi visita Lima

abril 13, 2015
Hace 30 siglos un cerro cerca de San Pablo, en Cajamarca (sierra norte del Perú), fue aplanado para construir sobre su cima un enorme templo dedicado a misteriosos dioses con rostro de felino. Sus sacerdotes, cuya piel era embadurnada con tierras sulfurosas al morir, fueron enterrados dentro de sus edificios acompañados con lo que hasta el día de hoy son las joyas de oro más antiguas de América. Esos tesoros se están exhibiendo, desde hace pocos días, en una gran exposición en el Museo de Arte de Lima dedicada al Periodo Formativo en los Andes Antiguos.


Estas piezas usualmente están el Museo de Kuntur Wasi, en San Pablo, Cajamarca, pero han sido prestadas para esta exposición. Por ejemplo ésta:


Una de las más hermosas piezas de la exposición es esta nariguera de oro (hallada incompleta) que procede de la llamada Tumba de los Jaguares. Representa a un felino visto de frente que sostiene entre sus garras a dos personajes que miran hacia los lados (los llamados "gemelos prístinos" por su descubridor, el arqueólogo japonés Yoshio Onuki


La corona del chimocápac sale de gira

marzo 21, 2015


Un impresionante grupo de piezas de arte del Antiguo Perú, procedente de la colección del Museo Larco de Lima, se está exhibiendo por todo lo alto en Barcelona. Si bien la exposición, denominada "Arte Mochica del Antiguo Perú: Oro, mito y rituales" tiene a la cultura moche como principal protagonista, se está mostrando también obras de otros períodos y culturas de los Andes Precolombinos. Aquí sólo queremos mostrar tres de las piezas que alguna vez ciñieron las cabezas de personajes muy importantes. 

Es importante advertir que no se conoce el contexto arqueológico original de la mayoría de estas piezas porque fueron originalmente excavadas de forma clandestina entre fines del siglo XIX y principios del XX y estuvieron en manos de distintos coleccionistas. Posteriormente fueron progresivamente adquiridas por Rafael Larco Hoyle quien las usó de base para sus pioneros estudios arqueológicos y para fundar a partir de ellas el Museo Larco en 1926. 

Restauran monumentos encontrados en Wari

marzo 20, 2015
En julio del 2014 publicamos una nota (que puedes ver aquí) donde mostrábamos algunas de las estructuras descubiertas en el sector Monqachayuq de la antigua ciudad de Wari, capital de lo que se cree fue el primer imperio andino (600-1000 d.C.) y que permanece en más de un 90% aún enterrada en Ayacucho. Pues bien, los trabajos han continuado, combinándose con la restauración de varios de los monumentos. Aquí un brevísimo resumen de las novedades y, al final, una inquietud de esta página. Las investigaciones son llevadas a cabo por la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, el Gobierno Regional de Ayacucho y el Ministerio de Cultura.

Nuevas estructuras funerarias de piedra labrada

Contrariamente a lo que podría parecer a primera vista estos no son los pasillos de un palacio inca sino los de un mausoleo cuyas paredes se elaboraron con bloques de piedra cuidadosamente cortados y ensamblados sin argamasa. Todas las tumbas se encontraron vacías, pero es muy probable que fueran saqueadas en tiempos muy antiguos, posiblemente antes de la conquista europea (Foto: Ministerio de Cultura)

Secretos del cabello de las momias

marzo 02, 2015
La arqueología es una disciplina que requiere paciencia. Rara vez las respuestas a las grandes preguntas que genera una tumba, un templo o un pedazo de cerámica, son inmediatas. A menudo hay que buscarlas no en una nueva excavación sino en objetos que ya llevan mucho tiempo en los almacenes o incluso en las vitrinas de un museo.

Cabeza de una de las momias analizadas. Los restos de un turbante multicolor se entretejen con restos de cabello de la momia, analizados por el estudio que referimos aquí. Foto : Ann Peters para Journal of Archaeological Science.  

Un caso clásico está en los hallazgos que Julio C. Tello y Toribio Mejía Xespe hicieron en el cementerio de Wari Kayan en la falda norte del denominado Cerro Colorado, en Ica  (tema del que ya hemos hablado aquí y aquí) de donde extrajeron 429 momias envueltas en fardos funerarios del estilo que Tello denominó Paracas Necrópolis, la mayoría de las cuales están en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (MNAAHP).  Han transcurrido  casi 90 años desde entonces pero el estudio de esos restos está muy lejos de haber terminado. Son famosos porque muchos de ellos contenían algunos de los mejores textiles precolombinos que existen y es en esas magníficas obras de arte en donde se centraron la mayoría de los estudios realizados. Pero la información más rica está en las momias. 

Una botella wari

marzo 01, 2015
Un felino, cuya cabeza está diseñada de manera realista, sostiene entre sus garras a dos animales (acaso también felinos) mucho más estilizados. Las patas del animal principal han sido insinuadas en relieve y completadas mediante el uso del color. Otros dos seres de cuatro patas de lenguas largas se situan en los lados más estrechos de la pieza. 



Un manto famoso, recuperado

enero 16, 2015
En 1927 Julio César Tello exploró los antiguos cementerios de Wari-Kayan, donde encontró una gran cantidad de tumbas de personajes que vivieron en los primeros dos siglos antes de nuestra era en los desiertos de Ica. 

Acuarelas (reproducidas aquí en blanco y negro) de dos capas de tejidos de un mismo fardo funerario extraido por la expedición de 1927 de los cementerio de Wari Kayan de Paracas. Imagen reproducida por en "Julio C Tello y la ilustración arqueológica peruana" de Gori Tumi Echevarría, publicado en "Arqueología y Sociedad No. 24" por la Universidad de San Marcos
Para ser inhumados fueron sentados en posición fetal (con las piernas amarradas), colocados sobre una canasta y envueltos por una gran cantidad de capas de tela, un tipo de entierro que se repetiría en el Perú y Bolivia -con diferentes estilos de acuerdo a las particularidades de cada región- durante los siguientes 1500 años. En el caso de las tumbas de Wari Kayan, al encontrarse en medio de un arenal lejos de cualquier fuente de agua y en una región donde rara vez llueve, la conservación de los tejidos fue casi completa, lo que reveló la extrema calidad de sus bordados multicolores. 

Cuatro huacas recuperadas en la ciudad de Lima

enero 02, 2015
Fragmento de un personaje de cerámica ychma (900-1450) recuperada en las excavaciones realizadas en la Huaca Palomino, en la Avenida Venezuela, Lima. (Imagen: Piero Guarisco, Municipalidad de Lima)

Si bien la gestión saliente de la Municipalidad de Lima ha sido cuestionada en varios aspectos creemos que hay uno de ellos en el que no cabe duda que se hizo un trabajo destacable que merece ser continuado y mejorado: El sector Cultura. Además de los eventos realizados y su política de creación de un mercado cultural vecinal, han contribuido a la recuperación del patrimonio histórico de la ciudad.

Pagina de www.antiguoperu.com . Gestionada por Tocapu Media. Reservados todos los derechos 2014. Con la tecnología de Blogger.