Los 8 representantes del Antiguo Perú en la lista del Patrimonio Mundial

julio 27, 2015
Las fiestas patrias siempre son una buena excusa para recordar los grandes logros de los hombres y mujeres que vivieron en el territorio de lo que hoy es el Perú. Hay excepcionales muestras de ingeniería y de arte entre las aldeas, ciudades y templos construidos por los antiguos peruanos antes de la conquista europea. Hasta el momento ocho de estos lugares han sido reconocidos por la UNESCO como parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad. Estos son:


1) La primera ciudad

Hace 5000 años, en una zona seca de un estrecho valle al norte de Lima, se empezaron a reunir diferentes grupos humanos para construir pirámides escalonadas de piedra, plazas circulares rodeadas de gruesos muros y altares en los que se encendían hogueras para celebrar ceremonias cuyos detalles nunca conoceremos. Lo que sí sabemos es que los primeros habitantes de este lugar, llamado hoy Caral, hacían música con flautas de hueso de aves, tejían su ropa con el algodón que sembraban en los valles de Supe y Fortaleza y comían abundantes peces y mariscos de las playas del norte chico peruano. Aunque aún no se había inventado la cerámica, los caralinos ya mostraba muchos de los rasgos típicos que sus descendientes -los chavín, los moche, los wari o los incas-  usarían durante los siguientes tres mil años: Por ejemplo ya hacían esculturas en miniatura de personas para enterrarlas como ofrendas (en barro crudo), usaban quipus para llevar su contabilidad (el que se ha encontrado en Caral es el más antiguo del Perú), hacían dibujos enormes en los cerros (como el geoglifo de Chupacigarro), y, cuando consideraban que sus edificios habían cumplido su ciclo, los enterraban completamente, como si se tratara de difuntos gigantescos. Eso fue, precisamente, lo que contribuyó a conservar sus construcciones tan bien.

La pirámide mayor de Caral en una toma aérea que permite distinguir, al fondo, el valle de Supe. Imagen: Ministerio de Cultura del Perú.

El regreso de la Estela de Raimondi

julio 19, 2015
Esta escultura de granito de dos metros de altura fue alguna vez un objeto sagrado. Tras siglos de olvido fue usada como un vulgar batán de cocina. Un viajero famoso la vio y le impresionó tanto que convenció a un presidente de rescatarla. Un esforzado sargento la llevó a Lima abriendo caminos en las montañas a golpe de dinamita. Estuvo tirada en un parque, fue escondida durante una guerra y dañada por un terremoto. Por fin descansó varias décadas en el museo de Pueblo Libre. Y ahora, 170 años después de su descubrimiento, una de las piedras más famosas del Perú será restaurada para muy probablemente regresar a la región en donde fue esculpida hace ya 25 siglos. Esta es la increíble historia de la Estela de Raimondi.


La sección central de la pieza, que muestra el rostro cuadrado de un curioso personaje del que sobresalen varias serpientes y que sostiene entre sus garras dos báculos. 


Pagina de www.antiguoperu.com . Gestionada por Tocapu Media. Reservados todos los derechos 2014. Con la tecnología de Blogger.