Por qué el Perú se llama Perú

octubre 20, 2016
El Perú tiene una historia milenaria. Pero su nombre no. No sabemos cómo llamaban a sus tierras los habitantes de Caral, los moche, los nazca o los wari. Sólo sabemos que los incas, herederos de todos ellos, se vanagloriaban de gobernar sobre "las cuatro partes del mundo" (Tahuantinsuyo). Los arqueólogos y los historiadores no se hacen problemas con eso y prefieren decir "Antiguo Perú" o hablar de la región cultural de los "Andes Centrales" para referirse a nuestro territorio antes de la conquista europea. Pero todos esos son nombres nuevos para llamar a algo que es muy antiguo.

Entonces ¿de dónde sale el nombre Perú? Su historia, que vamos a tratar de resumir aquí, tiene que ver, primero que nada, con un rumor, luego con un líder guerrero caído en desgracia y finalmente con un conquistador que arañó la gloria pero al que la fortuna no le sonrió. 


Los antiguos peruanos y ecuatorianos navegaban en balsas con velas a lo largo del litoral del Pacífico para intercambiar productos con otras regiones, desde Chile hasta el norte de Colombia. Fue gracias a lo que esos comerciantes traficaban que los conquistadores españoles supieron de la existencia del Imperio Inca. En la imagen, una balsa de Guayaquil tal como lo vieron los viajeros españoles Ulloa y Juan en el siglo XVIII. Aunque había pasado ya dos siglos desde la conquista, la apariencia de estos navíos era la misma que describieron los conquistadores. Sólo la bandera parece ser un elemento "moderno".  (Imagen: Wikimedia Commons)


Los felinos de Llamellín

octubre 19, 2016
Hemos cambiado nuestro logotipo anterior por uno nuevo, basado en un relieve tallado en una piedra cuadrada que fue encontrada en el distrito de Llamellín (Provincia de Antonio Raimondi, Ancash). Esta es la única fotografía que hemos encontrado de la pieza original y fue tomada por Daniel Thompson en la década de 1960.





Los ojos concéntricos, las mandíbulas trapezoidales y las garras curvas hacia adelante son típicas del arte Recuay, un estilo que se difundió por los profundos valles ancashinos entre los años 100 y 700 de nuestra era. El animal que aparece doblemente representado es conocido por los arqueólogos como "felino serpiente" o "felino rampante" y aparece con frecuencia pintado en la cerámica recuay (a veces como elemento principal y a veces como una gran insignia en el pecho de otros personajes). Pero la disposición de dos "felinos serpientes" de manera circular, como aparece aquí, es muy inusual.

Una mortaja wari en Ancón

septiembre 28, 2016
En la imagen se puede apreciar una parte de un gran uncu o poncho de algodón que sirvió de mortaja a un individuo enterrado entre los años 600 y 1000 en las arenas de Ancón, al norte de Lima. El estilo es inconfundiblemente wari pero de inspiración tiahuanaco.


Separados por bandas rojas, varios pares de personajes se dan la espalda mutuamente. Todos están de lado y muestran en sus ojos una división blanco/negro clásica en el arte wari, que algunos estudiosos identifican con las fases de la luna. Los personajes son de dos tipos. El primer tipo tiene la nariz triangular, lleva arco y flecha en una mano y, en la otra, un bastón que termina en una cabeza cortada. A sus pies sobresale la cabeza de un ave. Tiene dos compañeros: Un animal cuadrúpedo (¿perro? ¿zorro? ¿felino?) y un ave.
Pagina de www.antiguoperu.com . Gestionada por Tocapu Media. Reservados todos los derechos 2014. Con la tecnología de Blogger.