Cabezas en el mar

El frío mar peruano no fue solo inagotable fuente de alimento para nuestros ancestros sino, también, el escenario preferido de sus mitos y leyendas. Del mar salieron -decían- los guerreros fundadores de los reinos norteños de los lambayeque y los chimú. Antes, los mochica dibujaron sobre sus vasijas todo tipo de seres marinos que peleaban entre sí, portando las armas de los hombres. Y por la misma época, en la costa sur, los alfareros Nazca modelaron y pintaron, en sus vasijas multicolores, increíbles criaturas con cuerpo de pez que tenían atributos humanos. 


 Es el caso de esta vasija. Representa a un personaje al que se le suele llamar "orca mítica" o "ballena asesina" (pues la notoria ausencia de branquias en el animal y la siempre evidente nariz, lo distancian de los peces) aunque no tenemos manera de comprobar exactamente en qué especie estaba inspirada, por la extraña ubicación de sus aletas puntiagudas y porque, claro, las ballenas de verdad no tienen manos. Nuestro personaje posee dos. En una de ellas lleva, cogida del cabello, la cabeza de un hombre. En la otra (no visible en la imagen) lleva un cuchillo. En sus ojos hay otra característica curiosa: Tiene el tipo de decoración que los nazca reservaban para los ojos de las aves.


¿Qué o quién era este ser? ¿Una divinidad justiciera? ¿El personaje principal de un cuento de animales increíbles que vivían bajo las olas? Quizá tenga algo que ver con otros seres mitológicos "decapitadores" del antiguo arte peruano (como los "degolladores" de Pucará y de Moche). La decoración de su lomo, lleno de peces de dos colores que nadan en la misma dirección y rostros humanos estilizados uno detrás de otro (¿el ser los transporta o los lleva "dentro" de él?) le añade interés, pero no respuestas, a este enigma milenario. Lo que está claro es que nuestra "orca mítica" era tan importante para los nazca que incluso fue reproducida, a escala gigantesca, entre las famosas líneas con las que marcaron el pedregoso suelo del desierto. 

Una de las "orcas" representadas entre los Geoglifos de Nazca que, como muchas de las líneas, tiene un trazo esquemático. Nótese que comparte las aletas agudas y que lleva, también un bulto (la cabeza) en una de sus manos.


Si bien la de la primera imagen es una botella funcional (tiene dos picos y asa puente, para transportarla) no fue diseñada para su uso diario sino para ser despositada como ofrenda en una tumba. Pertenece a la colección del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia de Lima. Fue elaborada en los primeros 600 años de nuestra era, entre los valles de Chincha y Acarí.

Comentarios

Lo más leído

Por qué el Perú se llama Perú

Exposición de instrumentos musicales precolombinos

Mujeres Poderosas en el Antiguo Perú

Pariti: La isla del tesoro

Los felinos de Llamellín

El último político prehispánico de Lima

Los 8 representantes del Antiguo Perú en la lista del Patrimonio Mundial

Desentierran grandes estructuras en la capital de los wari

El retorno de los mantos de Gotemburgo

El regreso de la Estela de Raimondi