Un felino paracas


Prácticamente todas los pueblos del Antiguo Perú representaron felinos en su arte, que vincularon a sus rituales y ceremonias religiosas. Un buen ejemplo es esta vasija Paracas (procedente de los desiertos de Ica donde fue elaborada entre los años 500 y 200 antes de Cristo), creada como ofrenda para una tumba. Sobre la arcilla se hicieron incisiones con diseños fantásticos que sólo fueron pintados después de que la pieza fuera horneada. 







Está vinculada con el arte de Cupisnique y Chavín (incluso tiene un pequeño "moño"" en la parte superior del cráneo, como lo tienen las cabezas clavas de Chavín de Huántar, con las que guarda un gran parecido).
Sobre el lomo del animal puede verse también el diseño de una cabeza de ave muy estilizada (Las fotos son del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, en cuya colección se encuentra la pieza.

 
Cabeza Clava de Piedra incrustada en la pared del ¨Castillo¨ de Chavín de Huántar, que tiene semejanza con la pieza mostrada.



Comentarios

Lo más leído

Por qué el Perú se llama Perú

Exposición de instrumentos musicales precolombinos

Mujeres Poderosas en el Antiguo Perú

Pariti: La isla del tesoro

Los felinos de Llamellín

El último político prehispánico de Lima

Los 8 representantes del Antiguo Perú en la lista del Patrimonio Mundial

Desentierran grandes estructuras en la capital de los wari

El retorno de los mantos de Gotemburgo

Incahuasi: Lo bueno y lo pésimo