Entradas

El viejo truco de los imperios perdidos

Imagen
Hace unos días alguien dijo que el imperio español fue el "imperio de los derechos humanos". Quizá ese alguien no sabe (o, peor aún, lo sabe muy bien) de qué derechos hubiera gozado de haber nacido en un pedazo de ese imperio. Digamos: en el Perú colonial. Veamos... Primero, un poco de contexto   Dados los grandes cambios de altitud en distancias cortas en los Andes, muchas comunidades agrícolas no controlaban una sino VARIAS parcelas ubicadas en distintas zonas ecológicas. Así podían contar, por ejemplo, con papas de tierras altas, maíz de las intermedias y algodón en las bajas. Los calendarios rituales-agrarios organizaban el desplazamiento de los labradores, las relaciones entre distintas comunidades y la economía local. Esta forma de adminsitración del territorio, denominada "Control vertical de un máximo de pisos ecológicos" en los años 70s por el antropólogo John V. Murra, fue común en los Andes del sur del Perú aunque revisiones modernas han advertido que no

El cuello del tucán

Imagen
Por el triángulo oscuro en el pico podemos deducir que esta vasija representa a un tucán pechoamarillo (Ramphastos ambiguus), ave propia de las selvas lluviosas de Centro y Sudamérica. Pero el inconfundible estilo de la pieza (moche) delata que fue modelada en el desierto: una evidencia más del activo intercambio interregional en los Andes antiguos.

El sol, el ushnu y la chicha

Imagen
Si hoy por la mañana (primer día de primavera en el hemisferio sur) hubieras estado en lo alto de este ushnu habrías notado algo extraordinario en el momento de la salida del sol.  [Espera: ¿no sabes qué es un ushnu? Ah, pues... en resumen, es una plataforma elevada que los incas construían en las plazas importantes] El de la imagen es el ushnu de Huánuco Pampa, una llacta o centro administrativo inca compuesto de 3500 estructuras de piedra y que fue construido hace 5 siglos por orden de Túpac Yupanqui en la sierra central del Perú.    Abajo, una imagen satelital del sitio.

Más tesoros perdidos

Imagen
Lo hemos perdido. Este hombre con cabeza de ave que toca un tambor (y que fue modelado por los moche hace al menos 1300 años) es una de las 150 piezas de arte peruano antiguo que fueron puestas a subasta hoy (21/9) en Alemania, junto con objetos precolombinos de otros 10 países.       Ayer lunes 20, diplomáticos de los países afectados por esta acción (Perú, México, Chile, Venezuela, Cuba, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Colombia, Ecuador y El Salvador) ofrecieron una conferencia conjunta en Berlín solicitando a las autoridades alemanas que paralicen el evento, organizado por una casa de subastas de la ciudad de Múnich. Pero no ha sido posible. Y es que el asunto no es tan sencillo...  

Chankillo, nuevo patrimonio mundial

Imagen
La agenda de la reunión número 44 del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco es la más abultada de la historia . Delegados de todos los continentes reunidos en la ciudad de Fuzhou (Fujian, China) no solo deben atender los asuntos pendientes de este año, sino los que debieron haber atendido el 2020. Pero ya saben lo que pasó: como casi todos los eventos culturales y deportivos del planeta, el cónclave anterior se postergó por la pandemia y se fusionó con el actual. Estas reuniones, realizadas una vez por año, tienen como plato fuerte, la aprobación o denegatoria de las postulaciones de sitios únicos y extraordinarios (los naturales, por un lado, y los creados por la mano del hombre, por el otro) que merecen ser resaltados, recordados, cuidados e investigados. Si aprueban pasan a formar parte del Patrimonio de la Humanidad.  En la lista de espera estaba el Complejo Arqueoastronómico de Chankillo, construido hace casi 23 siglos en la costa norcentral del Perú. El largo camino hacia su

El Sacrificador Rojo

Imagen
A pesar de sus proporciones humanas, el rostro y el hocico de este extraordinario personaje, son los de un felino. Mientras abre las fauces, entrecierra los ojos, como si estuviera lanzando un rugido. Ahora observen su regazo. Hay un hombre (¿o un niño?) tendido ahí. Como tiene los ojos abiertos podríamos suponer que está vivo... y bien despierto. Pero no puede escapar. Porque una de las manos del "monstruo" está sujetando sus cabellos. Y en la otra hay un objeto plano (un cuchillo) que se aprieta contra la garganta del pobre hombre.

En busca del origen de la papa

Imagen
Hace unos 480 años, la papa fue llevada por primera vez fuera de Sudamérica. Tardaría un poco en ser aceptada allá en Europa, pero, una vez superados los prejuicios sobre ella, se volvió muy popular, gracias a su facilidad de cultivo, su resistencia, su economía de producción y su productividad, especialmente entre las poblaciones más empobrecidas y en los suelos más duros. Con el tiempo conquistaría los sembríos y paladares de todos los países. Hoy es el tercer cultivo más importante de la Tierra . Mil años antes de esos eventos, un artesano moche de la costa norte del Perú, modeló esta vasija que luce lo que parecen ser papas de pulpa arenosa, con la cáscara limpia y, probablemente, ya cocinadas y listas para servirle de alimento a alguien.   Pero la historia de la papa es mucho, muchísimo más antigua que esta vasija.  

El geoglifo de Chupacigarro

Imagen
A un kilómetro de la llamada ciudad sagrada de Caral (Valle de Supe, Lima) se encuentra uno de los geoglifos mas antiguos del Peru. Es un gran dibujo sobre una duna que muestra un rostro de perfil, tiene un ojo cerrado y la boca abierta. El orificio de la nariz está parcialmente destruido pero todo indica que, originalmente, estuvo bien delineado.   

Reconstrucción digital de los murales de Mocollope

Imagen
Entre los años 200 y 800 de nuestra era, al pie del cerro Mocollope (en el valle medio de Chicama, en La Libertad) se levantaron varias estructuras de adobe que parecen haber funcionado como un centro cívico - religioso local. Entre 2013 y 2014 se realizaron excavaciones en uno de los edificios más grandes, la llama Huaca El Castillo, que habría tenido una plaza cercada por muros pintados. De los murales, lamentablemente, queda poco. Pero un fragmento de estas paredes llamó la atención de los arqueólogos. Es este: Figura 1 . Mural de Mocollope. Foto: Diario La República Para los que algo saben del arte mochica, se puede adivinar allí los restos de un personaje de perfil, quizá un guerrero, caminando de lado. Pero,  ¿ cómo es posible llegar a esa conclusión a partir de una tan segmentada? Mediante el análisis comparativo.

¿La corona de un chimocápac?

Imagen
  Estos ornamentos, elaborados con una aleación de oro, cobre y plata, fueron encontrados en una tumba en Chan Chan , la capital del Estado Chimú cerca de la actual ciudad de Trujillo, por excavadores clandestinos en una fecha que no se ha podido determinar. Al menos eso es lo que le dijeron a Rafael Larco Hoyle (famoso coleccionista e investigador) cuando adquirió el conjunto en el primer tercio del siglo XX. Es probable que se trate del único ajuar funerario "completo" que se ha conservado de un Chimo Capac , que es como los incas llamaron a los reyes chimú.  

El rostro de la ceguera

Imagen
Si esta vasija hubiera sido fabricada ayer, quizá podríamos pensar que el hombre ciego que aparece en ella está rezando, por la expresión serena de su rostro y sus palmas unidas. Pero es poco probable que los gestos que usamos hoy signifiquen lo mismo en una cultura tan distinta a la nuestra como la de los alfareros moche que hicieron esta vasija hace 1500 años, durante la última remodelación del Templo Viejo de la Huaca de la Luna.  La pieza fue encontrada por los arqueólogos en el año 2000, mientras intentaban rescatar lo que quedaba de una tumba previamente saqueada en la llamada "Segunda Plaza" de Huaca de la Luna, en el Valle de Moche. Felizmente, los huaqueros no la vieron porque estaba embutida en un pequeño nicho en una de las paredes del sepulcro de adobes.  La nariguera delineada y el tocado sobre su turbante, insinúan que el personaje representado era de alto rango. Pero los diseños en su rostro (¿escarificaciones?) de aves (en los pómulos), reptiles

Los guacamayos que cruzaban los Andes

Imagen
  Este es un guacamayo escarlata momificado ( Ara Macao ). Fue encontrado en una tumba en el sitio de El Carrizal (Nazca, Perú) y habría sido sepultado hace unos 1500 años. Lo interesante es que está muy lejos de su húmeda selva natal , al oriente de los Andes. Entonces, ¿qué hacía en Nazca? No es un caso único. Ejemplares similares de loros y guacamayos cuidadosamente tratados, han sido encontrados en otros sitios desérticos de la costa de Perú y Chile. Precisamente, una reciente investigación realizada en este último país, podría darnos un indicio de por qué ocurría.   

Secuelas del saqueo

Imagen
  Hace unos días la policía del Cusco allanó una vivienda e incautó cajas que contenían miles de objetos precolombinos. Más allá de si hay o no un tema delictivo de por medio (pues uno de los detenidos asegura que todo es "legal"), quería comentar aquí, usando varias fotos del operativo, cómo el tráfico de bienes arqueológicos nos afecta a todos.   [Por cierto, la primera imagen es una dramatización. Les juro que ningún ídolo chimú ha sido lastimado para la elaboración de la serie de imágenes que aquí empieza ]    

El gato y el Señor

Imagen
Un hombre acaricia la cabeza de un felino, en una vasija moche modelada entre los años 100 y 700 en la costa norte del Perú. Si bien no hubo gatos domésticos en los Andes antiguos, sí es posible que se capturaran ejemplares silvestres para ser adoptados (¿como mascotas? ¿por algún tipo de tradición?). En el área mochica, entre los desiertos y la cordillera, uno podía encontrar ejemplares de gato andino (Leopardus jacobita), hoy en peligro de extinción) y al gato del desierto (Leopardus garleppi) que, por el tamaño y las manchas en el cuerpo, parece ser el que el alfarero quiso representar.

El solitario monstruo de Canuja

Imagen
Fue gracias a las indicaciones del guía asháninka Sharahuatonqui —que ya conocía el sitio, desconocido para el gran público— que Federico Kauffmann Doig llegó hasta una gran roca tallada en una pequeña colina en la cuenca del río Tambo en 1993. Desde entonces lo han llamado de muchas formas: Monolito del Toro. Tigre de piedra (como parece que lo conocían los locales) y Monstruo de Canuja (por sus rasgos indescifrables y el nombre de la quebrada cercana). El arqueólogo especuló que los antiguos habitantes de la zona vieron en la roca el perfil de una fiera en posición de acechar a su presa. Entonces decidieron "mejorar" esa impresión, tallando el rostro de un animal en uno de sus extremos. Allí está la dentadura, bien definida y simétrica rodeando el extremo de la roca. Los ojos, delineados, tienen hoyos en lo que serían las pupilas. Las fosas nasales son anchas, indudablemente animales. Y sobre el "lomo" hay múltiples tallados de otro tipo. Pero las huellas de eros