El sol, el ushnu y la chicha

Si hoy por la mañana (primer día de primavera en el hemisferio sur) hubieras estado en lo alto de este ushnu habrías notado algo extraordinario en el momento de la salida del sol.




 [Espera: ¿no sabes qué es un ushnu? Ah, pues... en resumen, es una plataforma elevada que los incas construían en las plazas importantes]

El de la imagen es el ushnu de Huánuco Pampa, una llacta o centro administrativo inca compuesto de 3500 estructuras de piedra y que fue construido hace 5 siglos por orden de Túpac Yupanqui en la sierra central del Perú. 

 

Abajo, una imagen satelital del sitio.


 aquí una vista a vuelo de dron desde su extremo este.

 

Y aquí una vista cercana del acceso principal.

 

 

El ushnu, una construcción rectangular, está alineada con los puntos cardinales. En la parte superior, en tres de sus muros, hay un trío de tianas o asientos. Si te colocas en la que está en medio de la pared oeste durante uno de los equinoccios (como el de primavera, hoy 21 de setiembre o el de otoño, enrte el 20 yel 21 de marzo) notarás que el sol sale exactamente por el centro del asiento central de la pared opuesta, sin dejar sombras a los lados. Y lo mismo ocurre al final del día, durante la puesta del sol (aunque, claro, tienes que cambiarte de pared). Estos no eran simples juegos de luces y sombras. Servían para conmemorar fechas clave del calendario agrícola en una especie de rito-espectáculo que las clases gobernantes usaban para subrayar su papel de intermediarios entre las fuerzas naturales (el sol, padre mítico de los incas) y la marcha de la economía.

 

 


Los ushnus y la chicha

 

Hubo ushnus por todos los Andes centrales. Si bien tuvieron formas y tamaños distintos compartían la misma función de estrado y escenario. Los cronistas del siglo 16 cuentan que, cada vez que un gobernante llegaba de visita a una población, acudía al ushnu local en donde recibía homenajes, comía y bebía. Veamos la descripción que hace Juan de Betanzos al respecto:

[…]y llegado el Ynga ofrecíanle aquel vestido y el Ynga lo rescibía y luego se lo vestía y se ponía su cabellera y parescía natural de aquella provincia y ansi entraba en el pueblo principal della donde llegado que era a la plaza del le tenían hecho cierto asiento a manera de un castillejo alto y en do medio del castillejo una pileta llena de piedras y como llegase el Ynga al pueblo subíase en aquel castillejo y allí se sentaba en su silla y de allí veía a todos los de la plaza y ellos le veían a él y siendo allí traían delante del muchos corderos y allí se lo degollaban delante y se lo ofrecían y luego vaciaban delante mucha chicha en aquella pileta que allí estaba en sacrificio y él bebía con ellos y ellos con él […]
(Juan de Betanzos: "Suma y narración de los incas", escrito alrededor de 1552)

Lo interesante de esta historia es que esas "piletas llenas de piedras" han sido encontradas por los arqueólogos en la parte superior de distintos ushnus. Y también en el centro del de Huánuco Pampa.


 

Solían contener piedras grandes de río asentadas sobre capas de material cada vez más fino, para facilitar las filtraciones. A fin de que la estructura no colapse por la humedad, incluían ductos internos que permitían que los líquidos puedan evacuarse hacia el exterior de la construcción sin afectar gravemente la estructura. En el caso concreto de Huánuco Pampa, los investigadores han comprobado el funcionamiento del sistema de drenaje.



Pero la conexión con el calendario y la posición del sol no aparece con la misma claridad en las historias de los cronistas, por lo que, en cierta forma, es un alivio que la parte superior del ushnu de Huánuco Pampa se haya conservado en tan buen estado.

El fin de la ciudad


Huánuco Pampa es uno de los pocos centros urbanos del Antiguo Perú cuya planta arquitectónica ha resistido bien a los siglos. Y es que, tras la caída del imperio, el sitio perdió su función política y se despobló rápidamente. Los españoles del siglo XVI quisieron usarla de cimiento para una ciudad "a la europea" (como hicieron con el Cusco) pero desistieron, porque no soportaban los frios vientos y la altura (3700m). Felizmente ocurrió así pues, si no, hoy no sabríamos nada del viejo pacto entre sus piedras, la chicha, los calendarios y el sol.

Importante: Puedes encontrar más información sobre los calendarios incas en este otroa artículo que preparé hace un tiempo: https://www.antiguoperu.com/2014/01/habia-ano-nuevo-en-el-antiguo-peru.html

Fuentes:


  • Bar, Alfredo: Excavaciones en el ushnu de Huánuco Pampa (2016)
  • Pino, José Luis: Observatorios y alineamientos astronómicos en el Tampu Inka de Huánuco Pampa (2004

 

Un artículo de Pablo Ignacio Chacón (2021) para www.antiguoperu.com


Comentarios

Lo más leído

Por qué el Perú se llama Perú

Mujeres Poderosas en el Antiguo Perú

Exposición de instrumentos musicales precolombinos

Pariti: La isla del tesoro

La profunda huella andina sobre Lima

Los felinos de Llamellín

El regreso de la Estela de Raimondi

Los 8 representantes del Antiguo Perú en la lista del Patrimonio Mundial

El retorno de los mantos de Gotemburgo

Desentierran grandes estructuras en la capital de los wari